Así que en la sala cultural Miro Quesada en Larco han hecho una exhibición controversial en la que hay sangre, calatas y animales muertos. Esto ha enfurecido a la comunidad miraflorina, sintiendo su religiosidad ofendida, causando que hagan una recolección de firmas con una queja formal a la municipalidad (que financia la galería de arte)...