¿Hubo momentos durante la película en los que quise volarme los sesos allí mismo en medio de la sala de cine? Sí. Definitivamente sí. Pero también, ¿hubo elementos rescatables o que incluso podrían ser considerados buenos en esta nueva película de Tondero? Uuuuuuuhmmm. Maso.   Lo que menos me entusiasma al comenzar a escribir este artículo es...