Como en el cine‘ fue una novela mexicana transmitida por TV Azteca el 2001, pero también es el título de la película peruana dirigida por Gonzalo Ladines estrenada la semana pasada ante una buena recepción crítica. Producida por Señor Z (que sacaron ‘Perro Guardián’ el año pasado) esta peli tomó un rumbo hacia una comedia hipster juvenil. Uso el término ‘hipster‘ porque la película se encarga de recordarnos cada 3 escenas de que los personajes se autodefinen como tal. Llena de locaciones típicas limeñas y más referencias a cultura popular que un capítulo flojo de Family Guy, ‘Como en el cine’ se esfuerza bastante por conectar con su público objetivo fanático de Cable Mágico de 18-34 años y clase alta (pero que probablemente se autodefinan como ‘clase media-alta’ porque qué roche).

La trama comienza la historia de un chico llamado Nico (interpretado por Manuel Gold) y sus dos amigos cuyos nombres no recuerdo (interpretados por Andrés Salas y Pietro Sibille) que, desilusionados con sus vidas bambitas, deciden retomar el sueño de volverse cineastas. El resto de la película sigue sus desventuras mientras se enfrentan a problemas de producción y problemas sentimentales un poco adolescentes entre el personaje de Manuel Gold y una chica con la que realmente nunca pasa nada interesante, reflejo de la narrativa entera de la peli a la que le hizo falta un conflicto principal. Creo que agarran una vez y esa es básicamente toda la trama romántica.

La trama, evidentemente basada en la experiencia personal de Gonzalo Ladines y sus amigos en la producción de su corto ‘Rumeits‘ del 2013 (que incluso sale parcialmente al final de la película durante los créditos) tiene un foco de interés principal que son las motivaciones iniciales de los personajes. Manuel Gold está harto de su trabajo frívolo como asistente de producción para comerciales publicitarios (o algo así) y el personaje de Andrés Salas está igual de descontento con su trabajo como guionista para alguna novela trucha. Estos problemas se refieren a retos profesionales cotidianos a los que se enfrentan profesionales audiovisuales en el Perú. Si bien la mayoría de gente estudia comunicación audiovisual con intenciones de hacer películas, la realidad a la que se enfrentarán probablemente sea prostituir sus habilidades para ganar plata grabando comerciales. Me parece una trama importante que exista especialmente considerando que la industria cinematográfica está empezando a crecer y ahora hay espacio para realizar películas genuinas que no sean basadas en estudios de mercado desalmados como ‘Asu Mare’ y ‘A los 40’.

cachinCarlos ‘Mi vida entera se ha vuelto un spot publicitario’ Alcántara

Irónicamente, aún teniendo todo de esto en consideración, la publicidad dentro de ‘Como en el cine’ se hace notar de manera rochosa. No solo parece un comercial de casi 2 horas sobre ser estudiante de comunicaciones en la Universidad de Lima sino que la película también nos bombardea con imágenes del BCP. Como si no fuese suficiente recordar durante la película que la producción contó con estos auspicios, los integrantes de la peli incluso hicieron un comercial en el que literalmente el Cuy Mágico habla sobre financiarlos.

cuy magico“Voy a chupar tu aaalmaaaa”

Un punto fuerte que me sorprendió fue la actuación por parte de los tres protagonistas. Pietro Sibille todos sabemos que la super fucking rompe así que no ahondaré en su performance, pero por parte de Andrés Salas (que nunca había oído antes de él) lo hizo muy bien (especialmente considerando que cada oración obligatoriamente tenía que terminarla con la palabra “tío”) e incluso Manuel Gold estuvo sorprendentemente carismático. Qué bien cae cuando no habla con acento de adolescente limeña. El resto del elenco principal, conformado por una peliroja lesbiana y otra chica -con tan poca personalidad que no se me ocurre ni una adjetivo qué ponerle- parecían como si cada línea que dijesen la acabaran de leer del guión y la estuviesen repitiendo tal cual sale en el papel. Fue poco convincente y más o menos como cuando uno va al teatro y todo el mundo habla rarazo y con una entonación de voz nada natural. Felizmente no salen tanto en la peli así que fresh.

La dirección estuvo OK. Hubo escenas bonitas y se encargaron de tener locaciones buenas y representantivas de Lima logrando caracterizar bien la ciudad y el mundo en el cuál habitan los personajes de la peli. No hay una cinematografía espectacular pero tampoco siento que sea el tipo de película que realmente la requiera. ‘Como en el cine’ se centra en un guión lleno de diálogos incómodos entre los personajes y repleto de gags para lograr conseguir una risa fácil de la audiencia. Hubiese sido chévere que entre tantos gags también incluyesen un par de chistes de verdad. Además, considerando la cantidad de huevadas sobre técnicas audiovisuales de las que hablan los personajes durante la peli y todos los libros pretenciosos que sale leyendo el personaje basado en el director, me sorprendió bastante que no hayan tenido presente que para filmar una película no es un requisito hacer un corte con cambio de plano cada vez que habla un personaje. Esto me pareció la única falla realmente notable en la dirección/edición pero fue suficiente para causar una distracción constante.

como en el cine

En una crítica sobre ‘Perro Guardián’ la elogié como una de las mejores películas del año pasado y señalé que el único gran error que tuvo fue tener un guión bambaza. A pesar que no se pueda decir que en ese aspecto hayan logrado grandes mejoras, Aan así Señor Z sigue mostrando ser un equipo con mucho talento y potencial. Igual, con el estreno de ‘Como en el cine’ no estoy 100% seguro sobre qué expectativas tener de ellos en el futuro. Por un lado tiene todas estas fallas chiquitas que he mencionado y se van acumulando durante la película, pero por otro lado siento que ‘Como en el cine’ es una de las películas comerciales más relevantes de estos años porque introduce un nuevo género de comedia local con un enorme aire de autenticidad que, aunque no esté cerca a ser pulcro, al menos no es tan vomitiva como las comedias de Tondero.

A pesar de los auspicios medios prostis y los 99mil cameos (incluyendo a Leslie Shaw y Angie Jibaja) que buscan atraer audiencias fuera del circuito juvenil hipster, ‘Como en el cine’ es una película con intenciones honestas y un guión de verdad contando una historia que se nota que el director y productores realmente querían contar porque les afana y no solo porque quieren lucrar en taquilla. Además, ojalá sirva de inspiración para toda una generación de cineastas que están desperdiciando su vida haciendo comerciales de mierda sobre cuyes mágicos. Eso de por sí hace quizá haga que valga la pena ver esta película en el cine.

Y el soundtrack también estuvo medio chevs así que cul.

como ene l cineeter

Solo dos dudas me quedaron después de ver la peli:

1) ¿Qué tan cotidiano es que tu flaca te deje por Pancho Lombardi? He escuchado al menos 3 historias de personas a las que les ha pasado lo mismo. Qué tal pillo ese huevón.

2) ¿Por qué en los créditos hay un cargo de ‘Nutrición Manuel Gold’? ¿Alguien me explica esa huevada?