Hace tiempo, durante mi año cachimbo en la PUCP recuerdo haber llegado ridiculamente temprano a clases una mañana y haberme topado con una chica con audífonos grandes y un parche de Lima Anti-Taurina en su mochila. Como no tenía nada qué hacer decidí hablarle:

“Hey, ¿te importan mucho los animales?”

“Sí”

“Más te deberían importar los humanos.”

Se quedó un rato callada y me dijo “Me importan más los animales que los humanos.”

Ese día aprendí que hay gente con creencias absolutamente retardadas y con prioridades absolutamente trastocadas con ningún tipo de visión racional sobre qué son temas importantes en su realidad inmediata. Viviendo en el Perú, siempre me ha parecido totalmente desconsiderado gastar energías protegiendo la vida de animales destinados a morir en vez de, no sé, preocuparse por los cientos de niños que mueren por el friaje en Puno anualmente.

Que se joda la niña, ¡salven a las alpacas!

 

Con esta experiencia en mente, este Domingo estaba caminando de casualidad por el parque Kennedy cuando me encontré con una turba enardecida porque hay un gato atrapado en el techo de la iglesia. No sé cuál es el problema con esto si, hasta donde tengo entendido a los gatos se les suele decir ‘techeros’ porque, puta, les encantan los techos, pues. ¿Fácil este gato no podía bajar y estaba herido/enfermo? No entiendo cómo alguien podría haber sabido eso sin haber subido a verlo, y si alguien subió a verlo, qué mala onda que no lo bajó (???). Sé que esta noticia tuvo algo que ver con el cura de la Iglesia negando el acceso a rescatistas gatúbelos, pero en realidad nunca me tomé la molestia de leer nada al respecto porque me parece un tema absolutamente irrelevante que sólo le importa a gente que no tiene nada que hacer por la vida. Prueba de ello, veamos a la gente involucrada en la protesta que intentó hacerse un Pussy Riot al interrumpir una misa en el Parque Kennedy:

La organizadora, una tal Lydia Piaggio Ruiz, una señora cuya información de Facebook nos informa que sus estudios en la PUCP incluyen psicología, psicopedadogía, estudios de la mente, física cuántica, vía del tarot, telepatía y clarividencia. Debido a que las oportunidades de chamba para una física cuántica en el Perú deben ser muy limitadas, aparentemente esta señora tiene bastante tiempo libre para organizar protestas a favor de los derechos animales, incluso cuando son violaciones a los derechos de animales de otros continentes.

¡Esto es relevante a mis intereses!

Uhm, anyways.. también estaba este tipo:

Hmm, ¿de dónde manyo esos lentes hipster? Ah sí… el tipo que gritaba calato para defender los árboles del Campo Marte.

Este tal Richard Torres es otro figureti sin nada que hacer más que protestar por cualquier forma de vida siempre y cuando haya una cámara cerca. Su poster incluye un pedobear caleta, sugiriendo que porque al cura del parque Kennedy no le importan los gatos, debe ser un pedófilo. Chévere.

Bueno, pasemos al último personaje de la noche:

No sé quién es ese pata, pero no sé qué tan involucrado esté con la protección animal si está maltratando así a ese perro, encima exponiendo sus bowies al mundo entero. Ese perro ni cagando la está pasando bien. ¿Sabes quién más ni cagando la está pasando bien? Este gato que llevaron enjaulado a la protesta.

Otra persona que la pasó mal fui yo al ver la cantidad de policías convocados para controlar a esta sarta de hippies ladillas que hacen gastar recursos de la municipalidad para controlar sus berrinches cojudos.

Habían más que 3 policías, ¿ok? Simplemente vas a tener que creerme

Si tanto les importa los gatos, ¿por qué no van al parque Kennedy a adoptarlos? Hay una ONG de señoras locas de los gatos que se encargan de cuidarlos, esterilizarlos y ponerlos en adopción. La gente prefiere mil veces ir a protestar y salir en cámara un rato en lugar de hacer un cambio real y, por ejemplo, adoptar un gato callejero. Defienden una huevada indefendible, especialmente considerando que los gatos en Miraflores son, justificadamente, considerados una plaga. Con una reproducción exponencial y falta de cuidado, los gatos traen una cantidad de enfermedades a los vecinos de la zona. Enfermedades como, por ejemplo, la toxoplasmosis, que ha causado que Shakira esté en riesgo de aborto. ¡EL futuro de Shakira Junior está en peligro!

Sí, en serio esta fue la imagen más apropiada que pude conseguir para esta parte..

Sé que este ha sido un artículo bien ‘colérico’ pero es que me da demasiada cólera la gente que le da tanta importancia a los animales por encima de temas más importantes. Hace poco en Junín han estallado revueltas ocasionando más muertos, después de lo que sucedió en Cajamarca; una tendencia que parece se seguirá repitiendo en el Perú que sufre de una inestabilidad sociopolítica severa. Salven a los gatos. NO. CARAJO.

Peor aún, el llamado a la protesta a través de Facebook comienza con el mensaje:

“NO PODEMOS PEERMANECER INDIFERENTES ANTE DE LA EXTINCIÓN DE UNA VIDA EN CUALQUIERA DE SUS FORMAS”

Agh, como si los animales fuesen las únicas ‘formas de vida’ por las que vale la pena protestar. Agh, me da calambre cerebral esta huevada. ¿Cuál es el problema psicológico con estas personas que les importa más los animales que los humanos? Agh. Sorry, sé que este es uno de los artículos peor escritos desde que comencé la página pero I can’t.. I just can’t. I raged.

PS: