“¿Qué chucha está pasando?” es lo que debería estar preguntándose cada peruano hoy. Pasa que el sábado pasado en el pueblo de Ranrapata, Junín se llevó a cabo una operación militar-policial para intervenir un establecimiento de Sendero Luminoso dónde alegadamente secuestraban a niños para adoctrinarlos. La operación acabó con la supuesta captura de 2 terroristas y el ‘rescate’ de 3 niños. Fue casi media semana después que el gobierno se enteró, a través de los medios, que la operación también había causado la muerte de una niña de 8 años llamada Zoraida Caso (Soraida Ccaso, según otras fuentes).

Zoraida recibió un balazo en la espalda. Según la necropsia, el disparo fue a larga distancia y, según el testimonio de su primo, ocurrió mientras la niña jugaba en la calle.

Aparte, la necropsia también señala que su cadáver fue lanzado por un barranco, lo que podría señalar un tipo de encubrimiento por parte de las fuerzas militares. A esto, como mencioné antes, el Estado no tenía idea de que esta niña había muerto hasta que la noticia llegó a los medios masivos. Tanto el Ministro de Defensa como el de Interior parecen más despistados que la shit, y han sido convocados por el Congreso para que respondan sobre qué demonios está ocurriendo ya que toda la información disponible sobre este caso es terriblemente confusa, contradictoria y, basicamente, raraza e indignante.

A ver si estos dos patas siguen siendo ministros la próxima semana..

Incluso dijeron que era imposible para ellos haberse enterado de la muerte de la niña debido a que ni su desaparición ni su muerte fueron declaradas de manera oficial. Considerando que el pueblo de Ranrapata, al que asediaron, supuestamente estaba invadido por terroristas, yuca que la gente recurra al Estado para reportar sus problemas. Adicionalmente, la madre de la niña muerta había sido trasladada a Lima en un helicóptero bajo acusaciones, nada claras, de que es una terrorista que usa el seudónimo de ‘Camarada Amalia’. Mientras tanto, su esposo, y de la niña muerta, ha declarado que ni su esposa ni su hija eran terroristas. Chanfainaza.

Por otra parte, los tres niños (de 4, 6 y 10 años) supuestamente ‘rescatados’ de lo que el Estado dice que era un campo de adoctrinamiento senderista, ya han sido identificados como unos niños normales locales de Ranrapata que estaban inscritos en el colegio del Estado y eran recipientes del programa Vaso de Leche. En otras palabras: cero que ver que eran adoctrinados senderistas. Sin embargo, el Estado los ha secuestrado trasladado a Lima para, aparentemente, hacer un photo session con Nadine.

Salvadora del pueblo

Recapitulando: militares y policías entraron al pueblo de Ranrapata a luchar contra senderistas, dispararon super mal y mataron a una niña inocente. Posteriormente, como parte de esta operación, raptaron a 3 niños locales que no habían hecho nada malo, para trasladarlos a Lima declarando (falsamente) que estos niños habían sido secuestrados por Sendero Luminoso. Tanto el Ministro de Defensa y el Ministro de Interior no han podido explicar ni shit de lo que está pasando y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos está ASADASA. Lo peor de todo es que ni siquiera hemos llegado a la parte más WTF. Alucínense esta:

¿¿¿¿FUJIMORISTAS QUEJÁNDOSE POR VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS LLEVADAS A CABO POR MILITARES???? Señores y señoras, es el fin de los tiempos.

p.s.: Quise enterarme más de este tema al llegar a casa, pero cuando prendí la tele sólo estaban pasando reportajes sobre el penal que se falló Pizarro. Espero que no quede colgando este tema. Estaré al tanto.