Ayer los medios se sobrecargaron, como suele suceder, con la más reciente controversia que por seguro será el tema de la semana. La muerte de Ruth Thalia Sayas involucra muerte, sexo y farándula. Además, las redes sociales no han dejado de emitir juicios morales desde que se anunció que esta ex-concursante de el programa de televisión ‘El Valor de la Verdad’ había sido asesinada por su ex-enamorado. Vayamos desde el principio.

 

Ruth Thalía Sayas, de 19 años, fue la primera concursante en el programa de Beto Ortiz, ‘El Valor de la Verdad’. En caso que nunca hayas visto este programa, primero de todo: felicitaciones. Bueno, básicamente el programa consiste en que invitan a una persona que ha sido sometida voluntariamente a un interrogatorio y luego durante el show mismo (sábados a las 11pm en Frecuencia Latina) le hacen preguntas sobre su vida personal que debe responder si son verdaderas o falsas. Las preguntas cada vez se van volviendo más hardcore y generalmente giran alrededor de la vida sexual de los concursantes. Durante el primer episodio en el que la concursante fue Ruth Thalía, a esta se le preguntó si es que alguna vez había ofrecido sexo a cambio de dinero (era verdad) y si es que solamente estaba con su enamorado hasta poder conseguir alguien mejor (también era verdad). Durante el programa estaban presentes su enamorado, y sus padres.

Ruth Thalía terminó el programa ganando 15mil soles. Un tiempo después desapareció y exactamente una semana luego  su cuerpo fue hallado en un hoyo de 4 metros. El ex-enamorado confesó haber sido su asesino. Esas últimas dos oraciones son las únicas de ‘prensa roja’ que me atrevo a hacer ahorita porque en realidad sobre el homicidio en si no hay mucho qué hablar. Hablemos de las consecuencias.

La principal resonancia que he visto en redes sociales es sobre la culpabilidad que tiene tanto Beto Ortiz como su equipo de producción con respecto a la muerte de Ruth Thalía Sayas. Se alega de que el programa, de por si constantemente acusado de ser un bastión de la inmoralidad mediática, fue el catalizador que llevó a la muerte de esta joven de 19 años. A cambio de dinero Ruth Thalía reveló en público, y frente a sus familiares, sus secretos más íntimos y darks. Claramente hubo una falla de parte del casting del programa al no evaluar el perfil psicológico del ex-enamorado que estuvo presente en el programa y poder determinar que el tipo era un demente capaz de asesinar a la chica. Tampoco se si es posible determinar eso de antemano, aunque pensándolo bien estoy casi seguro que al menos hay algunos tests que se sirvan para detectar inestabilidad de una persona (si hay algún psicólogo, o alguien que quiera fingir serlo, leyendo esto: déjenos un comentario). En todo caso, ¿servir de catalizador implica culpabilidad?

Ante la desaparición de Ruth Thalía el ex-enamorado declaró que ‘no se acordaba’ si la había visto recientemente o no. ¡Calé!

Creo que hay una pregunta filosófica bastante ‘efecto mariposa’ al preguntarnos sobre la culpabilidad del programa de EVDLV en el homicidio. Si bien el programa ofrece una plataforma bien tentadora (por la plata, no por Beto Ortiz) para que la gente diga cosas bien pendejas al aire, no sé si esto sea suficiente para determinar su culpabilidad. Incluso existiendo antecedentes de gente que ha dicho por televisión cosas increíblemente reveladoras y perjudiciales en la televisión ac ambio de dinero, debemos considerar que las personas en el mundo real admiten verdades igual de heavy todos los días. ¿Acaso haber revelado sus secretos justifica que haya sido asesinada? ¿Acaso enterarse de la vida secreta de Ruth Thalía lo único necesario para convertir a su ex-enamorado en un asesino?

Fuera de el drama inmediatamente mediático, hay un par de otros datos interesantes qué considerar. Primero de todo, esto que leí en ElComercio.pe:

“El penalista Mario Amoretti indicó a Radio Programas que primero se debe descubrir el móvil del delito y, si se trata de un robo agravado por el asesinato, le corresponde la cadena perpetua; mientras que si es un crimen por las confesiones de la joven en el programa de TV, recibiría 35 años de cárcel.”

Osea que si matas por plata es más hardcore que matar por celos. WTF!

Segundo, que Beto Ortiz parece ya estar ordeñando la atención mediática que trae esta tragedia:

Tercero, que el Twitter de Beto Ortiz tiene de wallpaper fotos de Jack Nicholson vestido de el Guasón? WTF!

Cuarto, el gobierno ya se involucró, a través de la Ministra de la Mujer Ana Jara que desde hace meses está figureteando por todas partes. No se si en el juicio se efectuarán las más o menos nuevas leyes contra el feminicidio que no me acuerdo bien cómo funcionan y me da flojera googlear. No sé si este suceso va a ‘cambiar todo en la televisión peruana’. Honestamente, no creo que lo haga para nada y, mientras pienso que sí deberían cancelar ‘El Valor de la Verdad’ por un culo de razones, ninguna de esas razones es asociada a la muerte de Ruth Thalía Sayas.

“La televisión no mata a la gente, sólo los vuelve más creativos.” -Jorge Basadre