Está a punto de pasar de nuevo. Perú está a punto de jugar contra Argentina; un partido difícil que tiene a los fanáticos apostado por cuánto goles vamos a perder y cuántos de esos goles los habrá metido Messi. Sí, habrán gritos. Sí, habrán llantos. Y , posiblemente hayan personas lisureando, golpeando paredes y muebles de pura angustia y saltando encima de carros y teniendo ataques cardíacos. Sin embargo, hay un mal del que siento que no se habla mucho… la gente que empieza a postear huevadas como esto en las redes sociales:

 

O peor aún..  esto:

Aysh.

“Taque, la verdad es que no entiendo la obsesión del Perú con el fútbol, alucina. Osea, todo el mundo se pone como un loquito por los partidos y se comportan como un animal ganemos o perdamos y ensucian todo y hacen bulla. Encima Perú nunca gana oye, y con toda la plata que le ponemos, hasta el culo pes, osea, deberíamos de invertir toda esa plata en otras actividades como atletismo y danza contemporánea.”

La gente que hace estos comentarios siempre tiene cierta actitud al decirlo, como si estuviese esperando que le demos una fucking medalla por pertenecer a la más minúscula y, a la vez, bulliciosa minoría en el Perú. Bueno, Sr.Anti-Fútbol, ¿sabes qué? A nadie le importa que te sientas tan especial por haber crecido en el Perú y hayas tenido que crecer dentro de una cultura que no comporte tus gustos. ¿Ves a alguien más en el Perú quejándose tanto como tú, deseando que el Perú estuviese hecho más a su gusto?

 

Además digo “SEÑOR Anti Fútbol” porque rara vez he visto a una chica quejándose del fútbol, incluso tomando en consideración el estereotipo de que a las chicas no les gusta el fútbol (pero sí la pelota (???)). Siempre son broders cuya hipótesis parece ser que odiar el fútbol es una muestra de cultura elevada. La misma actitud hipster de los veganos, la verdad. Creo que los hombres se quejan más del fútbol que las mujeres porque si eres mujer ‘se supone que igual no te importa el fútbol’ y la presión social de ser hombres y gustar del fútbol es mayor, ¿o algo?. Fácil trata sobre el placer de ‘odiar algo que todos aman’, porque eso significa que eres un maderfaquin rebel y a las chicas les encantan los rebeldes.

 

Uh, anyways. Pensé que tendría un montón qué decir sobre el tema pero ya no se me ocurre nada. Sólo, redondeando: si no te gusta el fútbol eso no te convierte en un chévere, es más, mostrar tu desprecio por toda una rama de la cultura humana es más o menos una cojudez de por si.

¿Sí o no?

 Una última cosa que quiero decir es que, si bien es una idiotez jurarse el bacán en FB/twitter por participar en el concurso de a ver quién es más evidentemente indiferente eres ante el fútbol, igual de estúpida es la gente que dice cosas como “seguro no te gusta el fútbol porque te elegían último al jugar en el recreo”. Es una caviarada psicoanalítica eso de asumir que todas las fallas de la gente son debido a traumas infantiles.

Real mature

p.s.: si aún así te llega al pincho el fútbol y realmente quieres trollear a tus vecinos, mira el partido sin ‘decodificador’ (que tiene unos segundos de retraso) y spoiléales los goles.