Estoy seguro que no soy el único peruano que se desveló anoche, esperando las 4:15am, sintonizado a las olimpiadas para ver competir al deportista peruano con mayores probabilidades de no perder vergonzosamente. Peter Lopez estaba rankeado como el Tae-kwon-dista #5 del mundo entero y, según las casas de apuestas, tenía las mejores probabilidades de llevarse las medalla de oro estas olimpiadas.

“Karate Kid de los Andes”

Según su biografía en Wikipedia:

“Peter López nació en los Estados Unidos el 23 de septiembre de 1981. De padres peruanos, Pedro López y Manuela Santos, tiene 2 hermanas: Mónica y Milena. A los 5 años su familia regresó a su barrio en el distrito de Surquillo (Lima, Perú) para vivir por algunos años. De vuelta a los Estados Unidos, radica en Houston, Texas.”

¿Vivió algunos años en Surquillo? Suficientemente peruano, diría yo. Al fin y al cabo alguna parte de su atuendo tenía un logo de Marca Perú así que mostro.

La pelea fue a las 4:15am, limbo perfecto de todo el sueño acumulado. Teniendo tan buenas oportunidades de ganar la medalla de oro, era imposible calmar el optimismo respecto a esta primera pelea contra un serbio novato de 18 años. No estoy hablando de ese tipo de optimismo tipo ‘matemáticamente posible’, sino como ‘ala mierda, Perú podría ganar algo en serio’. Obviamente no pasó esto. La pelea terminó en menos de 10 minutos, Peter Lopez nunca habiendo estado liderando en puntaje, ni dominando una pelea que, en teoría, debería haber sido simple para alguien con su experiencia. Rapidamente todo sentimiento previo de optimismo se sintió ingenuo. Esa es la última vez que me entusiasmo sobre que el Perú podría ganar algo, pensó en unísono nuestra nación sonámbula.

Ranking clasificatorio a la Copa Mundial de Fútbol Brazil 2014

¿Por qué nos va tan mal? Meh. Salvemos ese tipo de conversaciones para con taxistas durante el tráfico, o con tu tío derechista en el almuerzo familiar. Qué chucha esa pregunta. Ni siquiera creo que la premisa sea cierta, sólo que como cultura, los peruanos nos enfocamos en ‘romperla’ en huevadas en las que es lógicamente imposible que seamos buenos. El fútbol, al igual que la mayoría de deportes, involucran un CULO de inversión tanto en instalaciones deportivas, entrenamiento, sueldos y creación de clubs y reclutamiento para agarrar a chibolos y volverlos deportistas de la CSM desde que aprenden a gatear. Eso no pasa en el Perú. No hay plata (ni interés real).

En el caso de Sofía Mulanovich y Kina Malpartida, ambas son de familias con plata que se entrenaron en el extranjero, que es más o menos el caso de Peter Lopez, taekwondista olímpico. ¿Pero sabías que, aparte de Sofi y gente como, no sé, Farfán, hay todo otro rubro de deportistas que la rompen? Atletas peruanos que participan en competencias mundiales y traen a casa el oro.

Alucínate esa

Durante las olimpiadas especiales del año pasado (llevadas a cabo en Atenas) el Perú ganó 7 medallas de bronce, 10 de plata y 5 de oro (fuentes oficiales aquí; fácil conté mal). Obviamente el nivel de competencia en las olimpiadas especiales es equivalente al que existe en las olimpiadas ‘normales’ (ese no es el nombre oficial) en cuanto al entrenamiento y dedicación que se le otorga a los atletas especiales. Por eso, competir contra deportistas que vienen de países con dinero como EE.UU. o Japón sigue siendo igual de pendejo debido a el dinero que logran invertir en sus deportistas en oposición a lo que se logra invertir en el Perú. La única excepción a este paralelo es en el caso de Esparta, que no cuenta con atletas discapacitados.

Anyways, se que a nadie le importa lo suficiente las olimpiadas especiales como para poner a los atletas ganadores en un comercial de Marca Perú y que la única manera que haya una escena en la que salga Gastón Acurio en el mismo plano que alguien con síndrome de down es si sale haciendo compras en Wong. Fácil ni America TV ni Terra transmitan las olimpiadas especiales porque casi nadie las vería, y yo tampoco, pero igual pensé que todo esto era algo que daba en qué pensar. En Perú los atletas discapacitados tienen mayor éxito que los atletas en condiciones perfectas. Es como una metáfora de algo, estoy seguro.

Siento que así será para siempre. Perú nunca irá al mundial, la mayor emoción de mi vida seguro será cuando alguien gane una medalla de bronce en alguna olimpiada del futuro. Los mayores logros deportivos actuales del Perú no hacen orgulloso a nadie porque pertenecen a categorías que a nadie le importan… como estos dos nerds:

¡No, hermanos Cori! ¡El ajedrez no es un deporte real!

No sé cómo terminar esto así que acá hay un link a la organización que se ocupa de las olimpiadas especiales en el Perú: link.

“Se un fan” es un Trademark? Now that’s something special.