Así que este par de días salió por todos lados una serie de reportes donde quieren medir la eficiencia de la gestión de Susana Villarán en términos de cuánto ejecutó dentro de lo presupuestado. 13.2%, 72.6%, 55.9% o 12.9% … si no hay una cifra que te guste, te puedes inventar otra. ¿Total? Lo que importa en “Perú 2.0” es demostrar quién tiene la pinga más grande razón cuando se habla de temas que:

  1. Nadie conoce
  2. Nadie domina
  3. Recién se enteraron gracias a una publicación
  4. Tienen presencia mediática semi-escandalosa
  5. Tienen que ver con posicionar al Perú dentro de alguna encuesta online

Entonces, ahí salen los “expertos” en planificación urbana, gestión de rutas de transporte, los gurús del fútbol, especialistas en defensa civil, acústica dentro de recintos para conciertos, criminalística forense, derecho municipal, etc etc. Lo curioso es que todos siempre van a querer meterte su punto de vista cerrado y acusarte de intolerante si no toleras su intolerancia. Lo más curioso, que es incluso natural, es que uno siempre va a querer ver las cosas desde el punto de vista que más le convenga (duh!) con tal de demostrar que su pinga es más grande argumento es irrefutable.

¿Con qué motivación? Ahí es donde salta el perfil de comentarista de portal de noticias, que hasta llegan a meter castigos divinos, homosexualidad y la infaltable “te está pagando _____ para que hagas campaña de demolición”. Sí, porque un solo comentarista entre cientos que hablan mierda en una noticia con un par de miles de visitas tiene el poder de tumbarse a un editor y sobre todo a una autoridad. No sean idiotas.

Francamente me importa poco las cifras presupuestales que cada uno me quiera atravesar hasta por la oreja y que comparten desde su mini-tribuna en línea (sea tu Twitter o Facebook, que por cierto solo tú y tus amigos y algunos amigos de tus amigos leen, en un país donde solo el 16.5% de hogares tiene acceso a Internet). Estamos, nuevamente, frente a un caso de:

  1. Cuando te terminan importando las cosas que no deberian importar
  2. Sentido Común y la Nueva Democracia de Masas

Sí, la tenemos más grande porque venimos hablando de esto hace meses.