Querido Ollanta:

No sé bien por dónde comenzar. El panorama es tan ambiguo y, como siempre, se me hace difícil entender qué está pasando por tu cabeza. Atrás han quedado los días en que te defendía  frente a mis amigas de apellido compuesto que temían que les vayas a quitar sus playas y discotecas “free-of-brownies” y obligarlas a usar uniforme “de colegio estatal” en “la de Lima”.

Te acuerdas de los buenos tiempos tirandole chuchitos en el pelo a esta huevona?

Me cuesta admitirlo pero es verdad;  desde que empezaste a trabajar en palacio de gobierno ya nada es igual ¿Te das cuenta qué tanto has cambiado y cuánto has ido alejando a la gente que te respaldaba y confiaba en ti?

Es superficial decir esto, pero me gustabas más cuando parabas con tus amigos intelectuales y caviares. ¿Recuerdas todas esas noches que pasamos hablando sobre libros con Mario y Sinesio? ¿Los campamentos a Ica con Salomón? Aquellos tiempos eran increíbles…tantos atardeceres rodeados de amigos nacionalistas e izquierdistas hablando por horas de horas alrededor de la fogata sobre “La Gran Transformación”. Todavía guardo la pulserita que hiciste para mí aquella noche en que mirando las estrellas y en nombre de tu padre nos juraste que ibas a ser el Che Guevara del siglo veintiuno, el Lula del Perú.

Jamás olvidaré aquellos días 

Esos tiempos se sienten ahora tan lejanos…Ya no puedo poner la mano al fuego por ti. He perdido la fe en tus ideas y decisiones, en tus palabras caviares de inclusión social. Sé que no me lo quieres decir abiertamente, pero es obvio que lo que pasa es que has vuelto a parar con tus amigos matoncitos de antes. La última vez que estuve en tu cuarto vi que habías tirado al tacho el libro de Karl Polanyi que te regalé hace seis meses y que habías colocado esta foto en tu corcho:

B.F.F.E!!!

¿De verdad quieres volver a esa fase tan adolescente de tu vida? Esos milicos viven en otro planeta donde la gente aun piensa que “Rambo” es una historia real. ¿Sabes que Oscar Valdes se ha tatuado en el pecho su famosa frase “Mientras exista el hombre sobre la tierra, nunca se va a descartar un escenario militar”? Me da miedo pensar por dónde te pueden llevar a parar estos hombres que no saben existir afuera de un uniforme.

No sé bien que pensar, Ollanta. Quiero volver a creer en ti pero ya son muchas las decepciones y mentiras que has ido implantando como granadas en mi corazón a lo largo de los meses.  Todavía me causa un terrible dolor recordar el primer incidente en el que noté claramente que algo no estaba bien entre nosotros

“¡¡¿¿QUE HACE ESTA IMBECIL EN TU CAMA??!!”

Con el incidente de Ana te di el beneficio de la duda con la excusa de no estar segura de si mis preocupaciones eran legítimas o exageradas por mi alma feminista y caviar…pero lamentablemente no he podido encontrar ninguna clase de excusa detrás de esta cruel mentira:

Es mentiroso, ese hombre es mentiroso (8)

No sabes cómo me puse cuando me pasaron este video… Borré tu número, quemé tus fotos… incluso le hice ‘unlike’ al grupo  “Ollanta esta buenisimo”.

Incluso quemé mi foto favorita…

Pero bueno, es mi culpa. Debí haber escuchado a Salomón o a Sinesio cuando me dijeron que estabas yendo por mal camino. Debí haber seguido su ejemplo; romper contigo y alejarme. Ahora ya no se qué hacer o a quiénes escuchar. Mis amigas dicen que te han visto dándole masajitos en la espalda a Alan García e incluso en gileos con la cerda de Keiko. ¿Podré alguna vez volver a confiar en tí?  Dicen que debería olvidarte y tirarme a Diez Canseco para “sacarme el clavo”, pero no puedo dejar de pensar en ti… ¡Me haces sentir como una chibola estúpida!

Para terminar todo esto te confieso que han pasado 167 días pero yo aún no he perdido la esperanza. Sigo aguardando con ansias el día en que me llames, el día en que me anuncies que todo ha sido un malentendido, que medio año es muy poco para juzgarte y que vas a cumplir todas las promesas que me hiciste. Recuerda que no te escribiría esta carta, mi amor, si considerara que todo lo que significó el inicio de nuestra relación estuviese irremediablemente perdido.

Por favor vuelve a ser el chico caviar con corte militar a quien le di mi corazón hace ya casi seis meses.

 

T.A.D,
Triana Amazonas.

<3