Tratando de ponernos al tanto con la coyutura en Lima, el tema de hace 12 horas del día es la demora de Calle 13 en llegar a tiempo a su concierto. Vamos por partes… en los últimos años, Calle 13 ha venido a Lima casi tantas veces como Marc Anthony, Olga Tañón, Jandy Feliz o Alberto Plaza, quienes -creo- en verdad viven en Lima pero salen de gira a tocar en otros países.

Eri un loquillo!

Así que, de vuelta al punto, no entiendo por qué de la nada medio universo y sus amigos estaban interesados en ir a verlos de manera tan masiva… de hecho, hay reportes de prensa que señalan que fueron 20mil personas, otros dicen que vendieron como 22mil tickets (¡casi tanto como Pearl Jam!)…… lo cual, de todas maneras, es más o menos un huevo de veces más que lo que convocaron anteriormente (más o menos el triple que cuando tocaron con Cypress fucking Hill en Marzo). Entonces ¿fue el video caviarón de “Latinoamérica” lo que los hizo reventar hasta el infinito? ¿las entradas relativamente baratas? De hecho, era más barato ir a verlos que ir a una fiesta de Halloween… mira tú.

Sí, más barato que ver a chicas medio calatas en Halloween

Como sea… aparentemente los representantes de la banda fueron lo suficientemente ineptos para mandarlos a luchar por la independencia de Puerto Rico (?!) en una cumbre presidencial en Venezuela (donde supuestamente les pagaron un huevo de plata para presentarse), como si Venezuela estuviera igual de cerca que Arequipa o Cuzco.

No sé si se lo comunicaron oportunamente a los organizadores, pero creo que con la debida anticipación podían barajarla como las huevas. Tipo… en lugar de hacer que solo toque La Sarita, podían convocar unas tres bandas nacionales más (vamos: La Mente, Barrio Calavera, Colectivo Circo Band o quien chucha sea… hasta Guajaja o Afrodisiaco) en lugar de poner la última canción brasileña de moda en loop, y hacerlo pasar como un festival donde el plato fuerte subía a las 3am (¿total? Nadie en Creamfields se ha quejado de que la gente paja toque a las pene de la madrugada ¿verdad?).

No sé quién canta la canción brasileña de moda, pero bien podría ser Carlos Vives cantando en Portugués

El punto aquí es que se ha puesto “sobre la mesa” (esto es: rantear en Twitter y Facebook por diversión y competir por quién tiene la pichula más grande el tweet más ácido/divertido/controversial… ejemplos 1, 2, 3, 4 y 5) el tema del respeto al horario, comparaciones con la rabieta de Eva Ayllón y sus dos horas de retraso, con Axl Rose y todo eso, cuando el meollo del asunto es que el artista ha querido figurar en todos lados y se falló en la cadena de comunicación con los organizadores, o bien sus managers son unos ineptos y no les pusieron el freno cuando se les ocurrió (¿a última hora tal vez?) volar a Venezuela en su jet privado, como quien se da una escapadita del Marriott a luchar por el pueblo súper necesitado.

¿Por qué les llaman caviares? ¿Acaso su rollo no es ayudar a los pobres?

Lo que pudo ser una noche de juerga xvr flakita locasho recontra fresh se volvió algo jodidamente frustrante y digno de burla para cualquiera que trató de justificar la tardanza del artista… pero sí pues, el vuelo tuvo retrasos y todo eso, ellos mismos justificaron la tardanza por “culpa de los aviones y el clima” o algo así, cuando tranquilamente podían decir “sí pues, la cagamos… nos importó menos el show de Perú que ir a figurar a una cumbre para dar la cara por Puerto Rico [cuando en verdad eso no sirve de nada ni cambiará nada, pero lolbai]”.

Para cerrar, hablando de demoras… mano en el pecho, tú, amigo lector que pasas el día entero frente a la computadora y entras a Internet sin razón aparente dime con toda sinceridad: ¿cuántas veces no te has demorado en presentar un trabajo o has dejado todo para última hora? No pues, ¡amigos de Cero Contenido! ¡Ellos son profesionales y deben hacer bien su trabajo! Lo cual automáticamente te descalifica para opinar, entonces. ¡Pero es un tema de respeto al público! ¡Yo pagué por mi entrada y por las chelas carísimas que vendían adentro! De acuerdo, al igual que recibes una compensación por tu trabajo y no lo haces, o lo haces de mala gana… o de la misma manera que pagas por tu educación y no le das el uso debido (cuando la bica y trica son gajes del oficio, dicen).

Gracias, lector promedio. Te queremos.

¡Empresarios usureros que cobran 10 soles por un vaso de chela y solo piensan en lucrar! Al igual que tu juerguita de fin de semana, donde pagas un sobreprecio por sabe dios qué razón (cuando la misma cantidad del producto te cuesta 1/3 de ese precio en un supermercado)… y obvio que quieren lucrar, como lucra Calle 13, como lucra la empresa donde trabajas y la universidad donde estudias y las ONG que defienden tus ideales, y cuando te regalan una entrada de cortesía para un concierto y la revendes, o como cuando compras algo a un precio y lo vendes a más.

Ropa de “allá” a precios de acá, taggeando a todo el mundo… ¡marketing efectivo!

¿Cuál es el problema? Solo acepta que, al igual que tú y tu dejadez (me incluyo primero en la lista con un montón de mis responsabilidades, ¡de todas maneras!), hay gente en el showbusiness que es un poco dejada, se portan como divos o simplemente no responden a la altura de las expectativas del público al que sirven. ¿Nos la chantamos? Por supuesto que no, pero quejarte en redes sociales tampoco es una manera activa de hacer un cambio. Lo “correcto” era que se quiten masivamente en clara señal de mandarle una patada al culo a quien quiere abusar de tu condición de consumidor. Así como te peleas por 20 céntimos en la combi o regateas un par de soles en el Taxi porque “es lo justo” o haces un escándalo porque Telefónica o Claro te cobraron demás, igualito. Pero de verdad pues, no en “activismo de redes sociales” pasivismo virtual. Doble moral a-go-go. No nos merecemos nada:

RT @Chipiemania: Lo mejor de que René de Calle 13 se molestara es que se sacó el polo a la segunda canción ÑAM!