Hola. Hace poco, en una de mis entrevistas favoritas de toda la vida , Daniel Abugattás (el nuevo presidente del Congreso y mi nuevo Backstreet Boy favorito) dijo de la manera más badass del mundo que detestaba a la prensa peruana porque los periodistas disfrutan de “lapidar y flagelar”. Osea, en otras palabras (mis palabras) dijo que los periodistas son unos oportunistas morbosos que se corren la paja poniendo una carga negativa completamente innecesaria a todo lo que se les cruce por delante (excepto el culo de Shakira y la comida peruana) porque son unos flojos de mierda y lo más fácil del mundo es darle cuerda a las falacias locales.

Alguien colgó esto en la internet. Gracias.

Estas declaraciones indignaron a muchos y si bien yo entiendo que no se puede generalizar y que sí hay muy buenos periodistas peruanos, hoy me siento a leer la cobertura del caso Ciro Castillo y no puedo evitar sentir un asco total que hiere agonizantemente a mis ojos, mi cerebro y, sobre todo, mis ovarios.

“El Caso Ciro Castillo: Alimentando a la prensa peruana desde Abril 2011”

En Cero Contenido ya hemos escrito un artículo sobre las teorías detras de la desaparición de Ciro y concluimos que:

¿A quién le importa? En serio. No olvidemos que esta noticia es sobre un broder limeño que se perdió haciendo turismo” -Ray Ray Afrika, 2011.

Y sí, estoy completamente de acuerdo. A mí, personalmente, no me interesa dónde está Ciro; para mí el tema más interesante es la cobertura del Caso Ciro Castillo: ODIEMOS A ROSARIO, AMEMOS AL PADRE DE CIRO.

Leidis an Llentelment, pliz:

Team Rosario Ponce desde Abril 2011

El problema no es que el 80% de peruanos con acceso a internet hayan usado su (controversial) derecho a decir lo que les da la gana (gracias, “libertad de expresión 2.0”) para atacar a Rosario acusándola de asesina; el problema es la prensa comportándose como adolescentes que huevean en MSN/facebook/foros todo el día- porfiados, machistas, pajeros, flojos, falaces y sin sentido alguno de la importancia de estar informado antes de mear opiniones como perros marcando territorio.

WolFiN; posiblemente un futuro (o actual) periodista peruano

En los últimos meses los medios nos han embutido por la oreja la voz de cualquiera que tenga algo que ver con Ciro y tenga una opinión, teoría o acusación en contra de Rosario:

 El Papá de Ciro

El hermano de Ciro

El amigo de Ciro

Por un lado, entiendo que es relativamente importante escuchar las voces de los familiares, pero por otro lado, no estoy segura de cuándo empezaron a elevar estas opiniones  basadas en cero evidencias, a palabras que requerían un artículo por declaración. Por ejemplo, la repetitiva e innecesaria vociferación de las acusaciones del papá de Ciro:

Entre el 7 al 8 de Julio aparentemente no hubo nada más interesante que reportar.

Honestamente, ¿Ustedes no sienten también que durante Julio y Agosto escuchamos más al papá de Ciro repitiendo las mismas huevadas que a Humala, Gastón o [insertar acá el nombre de algún futbolista]?


Rosario Ponce seguramente también se robó mi queso >:( !

Es completamente comprensible que el papá de Ciro esté lanzando con metralleta acusaciones en contra de Rosario (me imagino que cualquier persona normal cuando pierde un hijo puede actuar de maneras un tanto fuera de lo común). Pero que en los medios se fomente subliminalmente el flagelamiento de Rosario Ponce me parece realmente repugnante.

La prensa ha usado diversas técnicas para legitimar toda clase de acusaciones en contra de Rosario, desde (como podemos ver en las imágenes anteriores) la popular y arcaica Técnica Católica basada en repetir todos los días  lo mismo hasta que se vuelva un dogma, hasta la insufrible estrategia denominada (por mí) Mamada Olímpica.

Mamada Olímpica; un ejemplo .

Otro ejemplo de Mamada Olímpica puede ser observado en la web de El Comercio donde aproximadamente 97% de los 133 artículos en que mencionan al papá de Ciro se establece que éste es “Médico” o “Doctor”. ¿Para qué? Para darle un aura de credibilidad y autoridad recontra fuerte que frente a una audiencia que está siempre lista para hacer cargamontón, no tomará más de un par de segundos en convencerse de la legibilidad de este tío.

“Yo mismo la puedo ver y señalar que sí tiene un estrés post traumático o un grado de neurosis, propias de una persona involucrada en un acto criminal”– Padre de Ciro Castillo, 16 Julio 2011

Doctor Gregorio Casa

Si es que no tienen tendencias a vomitar frente a niveles dispropocionales de huachaferia , les recomiendo que lean estos artículos en los que se refieren al Sr.Castillo como “Ejemplo de Padre” o “Doctor Esperanza” .

Quiero que seas el padrino de mis hijos

En otras palabras, gracias al arduo trabajo de la prensa en forzarnos a que nos caiga bien este pata, dejamos de cuestionar qué tanta credibilidad deberíamos darle a un señor que ha pasado los últimos 4 meses siendo acosado por reporteros mientras busca desesperadamente a su hijo. Al mismo tiempo, legitimizando las declaraciones del papá de Ciro y categorizándolo de bueno, se crea una dicotomía en la que Rosario es mala y mentirosa. El resultado final es un caso tan fácil de redactar como una telenovela barata, de esas que venden como pan caliente porque requieren 10 segundos de tu tiempo para entender la trama  y sentir que entiendes lo suficiente como para poder justificar apasionadamente por quién aplaudes y por quién sientes cólera:

¿Cuál es tu personaje favorito? El mío es es el Hermano de Ciro (me identifico con los hipsters).

Y sí , manyas, podría ser que Rosario asesinó a Ciro de la manera mas gore posible y se comió el cadáver con palitos chinos, pero también pudiese ser que Ciro era un imbécil, que el Doctor Esperanza era un alcohólico abusivo mientras Rosario sigue siendo una mujer con una increíble historia de cómo sobrevivió 9 días perdida en el Valle del Colca. Pero es más fácil para la prensa sacar del cajón sellos de estereotipos gastados y superficiales y flojamente redactar el caso desde una sola perspectiva telenovelesca, todo con el fin de poder mantener las ubres de este caso bien gorditas así nunca se encuentren evidencias de nada. No se preocupen, prensa, entendemos que el show debe continuar y la mayor consecuencia de todo esto es que siguen amamantando a los peruanos con su leche podrida.

Con un par de lesbianas más, este caso hubiese sido la noticia del año.

Esto me hace volver a las críticas que hizo Daniel Abugattás sobre la prensa mencionadas al comienzo de este artículo. Hay que admitir que a pesar que suela perder los papeles con los periodistas y  hacer cosas como bajarse los pantalones en público, parece ser uno de los políticos con más sentido común en el Perú. Los periodistas tienen una tendencia bien adolescente de hacer cargamontón, lapidar y flagelar como si estuviesen en una fiesta haciendo pogo cantando “Puto“. Es hora que alguien prenda las luces, apague la música y les haga saber que la fiesta se acabó; ya es tiempo de crecer, muchachos.

Mí héroe.