¿A ALGUIEN REALMENTE LE IMPORTA QUIÉN SE LLEVA LA PLATA EN LA PUCP? ¿Si la denuncia que hiciera Correo a cerca del sueldo exorbitante del rectorado fuese cierta, indignaría al alumnado? Da igual quién se lleve la plata ¿O no? ¿Cipriani o Rubio? Yo defiendo el derecho de las autoridades a robarse la plata que es de todos y soy de la PUCP. Hay que dejarlos. Ya llegará el momento en que nos toque chorear. Es como la navidad. No se pueden abrir los regalos hasta las doce… Ampay me salvo, están obligados a respetarme diga lo que diga. Al parecer, de eso va la pluralidad.

Una vez concluido mi serio e incisivo análisis de la cuestión, pasemos ahora al verdadero tema de fondo: aquellas pequeñas batallas, ajenas al problema del patrimonio, que pelearon con sus carteles los alumnos de la PUCP el día 23 de Septiembre, mientras esperaban la decisión de la asamblea universitaria. Al parecer tienen una gran necesidad de reafirmar su identidad con actos como estos. Y con insultos y todo fueron lo bastante inocentes como para no meterse de taquito con la universidad. Obviamente yo, que soy super maduro y nada inocente; no tengo bandera y manejo el arte del post-sarcasmo a la perfección, sí lo haré. Luego de un análisis semántico exhaustivo he encontrado 4 grandes grupos identitarios: 3 aburridos y 1 aceptable. Los aburridos son el sexual, el político y el religioso. Me gustaría incluso pasarlos por alto, pero si lo hago me quedo sin nada que decir. Así que aquí van.

Una chica bisexual, aunque aprista… bueno ya que importa no? Seguro le mete con soltura al dirty talk.

 

La primera mención honrosa se la lleva la chica de lentes con su cartel de Bisexual. Absolutamente irreverente y fuera del formato tradicional. Es más, cuando lo leí me sentí un poco atacado: ¿Bisexual yo… ella, Cipriani? En fin. Pero no contenta con eso, la misma chica de lentes tenía otro cartel aún más fuera de lugar. Es raro. Qué pretende diciendo que es “¿aprista y PUCP?”. Nadie quiere a los apristas. Quizá por eso se puso el cartel de bisexual, para caletearla …

Una secretaria alegando que ama a la pucp con su mano…

En este tema de la sexualidad hay ocasiones donde está todo dicho y no aportaría nada hacer un comentario al respecto, pero de todos modos se siente bien decir: SAAAAAAAAU!

Para poder entender algunos de los carteles basta con sobre-interpretarlos. Por ejemplo, escribir sobre cartulina verde “Soy caviar” quiere decir en realidad “yo voté por Susana Villarán”. Y, muy probablemente, escribir “Soy ultraderecha” con naranja sobre negro quiera decir “No puedo esperar a Halloween para pegármela en Asia”.

 

No podemos olvidar al grupo de los religiosos ortodoxos, quienes firmes en su credo y fieles a la doctrina de iglesia salieron a marchar en aras de la aceptación del Jesús de Chorrillos. Recién me doy cuenta de la cantidad bárbara de apristas que tiene la universidad. Hay algo que no me queda claro. ¿Este alumno que dice ser diabólico es en realidad un infiltrado del Gran Canciller? Y en última instancia. ¿Por qué usar el nombre del diablo en vano?  Creo que ya tiene suficiente al intentar hacernos la vida un poco más divertida. Pueden estar en desacuerdo conmigo, pero para mí, al cardenal el epíteto de Satán le queda grande.

Una vez criticados los aburridos defensores de la identidad sexual, política y religiosa, pasaré a defender a aquellos por los que yo me siento representado, los llamados comprometidos-alternativos o comprometidos-what the fuck. En este grupo tenemos especímenes de todo tipo. Por ejemplo:

Estas chicas que bueno… ¿Por qué no? Vestirse de una bacante griega acompañada por algo parecido a Dalí rasta con sombrero de libertario? Me hubieran avisado y sacaba mi traje de astronauta. Quizá no haya mejores símbolos para la causa que los disfraces de estas dos muchachas. Pero como me da un montón de flojera ponerme a buscar en Wikipedia a quienes se referían en realidad lo dejaremos ahí. O este otro visionario, que no contento con aparecer en los medios de prensa nacionales le apuntó más alto y escribió en inglés para todo el mundo, mismo Tongo. Esperen, esperen, mejor aún:

El Rey León en 3D

En segundo lugar, me identifico con aquellos que declaran abiertamente incurrir en prácticas mal vistas sólo por el hecho de que caerle bien a la vieja de sus patas no implica para ellos una necesidad. Estoy más que seguro que es imposible mantenerse con disciplina dentro del mundo de las apuestas si además se gasta plata comprando marihuana o viceversa. Y con una acompañante becada peor aún.

 

 

Con esta foto me puedo dar cuenta de que me falta mejorar un huevo mis aptitudes fotográficas. ¿Se dan cuenta que el cartel blanco de abajo a la derecha dice ¿Yo amo a María …? Me hubiera encantado saber de quién se trataba. Qué mejor forma de declararle tu amor a una chica que escribiéndolo en un cartel y pasearte por la calle pregonándolo. Si yo fuera esa tal María de hecho le daba bola. Estrellita en la frente para él… o ella. Ya uno con estos nunca sabe.

El frente de alumnos del plan adulto.

Otro gran grupo del alumnado que merece mi más profundo respeto es aquel que sin vergüenza pregona los ideales de la generación post-siglo XX:  esperanza y juventud. Nunca cambies Miss Cachimba, tu patasa el bloggero maldito.

Pero la medalla de oro al defensor-honoris causa-number one de la PUCP sin duda se la lleva nuestro amigo de características standard (como suelen ser los verdaderos super héroes). Sabiendo que dentro del alumnado tenemos gente con sus cualidades ya nada me preocupa. Cipriani podría venir montado en la 73 acompañado de cientos de dementores y no me inmutaría para nada, porque sé que por gente como él puedo disfrutar de una universidad inmaculada, sin fines de lucro y con trámites administrativos transparentes y eficientes.