Así que la PUCP ha estado mucho en las noticias últimamente y siendo yo el único estudiante de la Católica aquí en Cero Contenido (cachimbos no cuentan) parecer ser que también soy el único al que más o menos le importa un carajo. En palabras del cachimbo “¿A quién le van a importar los derechos de los estudiantes de una universidad privada más que a sus viejos que le pagan la boleta? Y eeeeso...”

Estudiante de la Católica

Honestamente, a primera, vista la toma de Cipriani sobre la PUCP parece un asunto más o menos hasta las huevas que sólo se ha vuelto en un tema coyuntural porque los egresados de la universidad misma que hoy en día trabajan en ‘los medios’ no parecen callarse al respecto. Si tú no estudias en la PUCP, ¿por qué te debería de importa si Cipriani toma la universidad y se vuelve miembro de la junta directiva? Incluso la gente que estudia en la universidad no está contenta con la junta directiva actual así que, ¿este cambio podría hacer tanto daño de veras?

Dale unos años y le vamos a estar diciendo ‘Papapa’

Nop. Cipriani sí haría un culo de daño.. no sólo a los estudiantes y la facultad de la Universidad Católica sino a la cultura y sociedad peruana. De veras, y no sólo lo estoy diciendo porque yo también sea una perrita quejona de la PUCP. Si es que crean un desbalance en la jerarquía de la universidad, en serio ¿a quién chucha le importa? Los administradores actuales son cualquier huevada y los representantes estudiantiles tienen un poder casi nulo. Es como si la ‘voz’ que les hubiesen dado a los integrantes de la política estudiantil dentro de la toma de decisiones de la Católica como institución fuese lo equivalente a una sonaja para que jueguen mientras los papás hablan, lo que consecuentemente ha hecho que la mayoría de los estudiantes de la PUCP irracionalmente piensen que cada vez que abren la boca, están haciendo algún cambio significativo sobre el destino del mundo.

¿Protesta, o hueving durante cualquier Jueves Cultural?

El verdadero problema es cuando se habla de darle la autoridad a Cipriani de controlar la selección de rectores, profesores y financiamiento a investigaciones, adecuándolas a una doctrina cristiano romana. Fuera de que despidan a los profes de gay (¿chau facultad de Humanidades?) y nos hagan rezar el rosario o cosas por el estilo, el problema fundamental cuya importancia rebalsa los lloriqueos contenidos por los muros de la Católica es la posibilidad de que corten financiamiento a grupos e investigaciones que se preocupan por el desarrollo de temas con los que Cipriani y el Opus Dei están en desacuerdo y con los que la Iglesia Católica probablemente no se sienta cómoda tampoco.

Temas como por ejemplo la prevención de abusos pedófilos.

¿Qué pasaría con la Diplomatura de Posgrado en Estudios de Género? ¿Los talleres de estudio de género? ¿Ven a Cipriani apoyando al Grupo de Estudio de Teoría Feminista? ¿O dando espacio público para la discusión sobre la adopción de niños realizada por parejas homosexuales? Y no sólo las lesbianas deberían estar preocupados por la posible disolución de financiamento o apoyo, sino también cualquier persona preocupada por temas relevantes como por ejemplo la Democracia y Derechos Humanos, que tienen un Instituto dedicado en la Católica con un equipo conformado por un culo de personas cuyo presidente ejecutivo es fucking Salomón Lerner, quién estuvo a cargo de la CVR mientras era Rector de la PUCP. Ajá. Pero nica Cipriani metería la pata allí porque tampoco es tan malo como para que le importen un carajo los derechos humanos, ¿no?

Si Carlín lo dibujó, entonces debe de haber sucedido en la vida real.

Tampoco es que la PUCP sea el pilar de investigaciones humanitarias y defensoría de los derechos humanos, ni nada, pero no jodas: es un culo de plata que se está invirtiendo en cosas que potencialmente podrían beneficiar al Perú entero social, cultural e históricamente (aparte que le da chamba a los egresados de la facultad de Ciencias Sociales porque, en serio, buena suerte allí afuera en el mundo real, muchachos). Pero en serio, las investigaciones de la PUCP son uno de los pilares de estudio y desarrollo en el Perú, junto y equivalente a las otras tres o cuatro universidades con carreras de Humanidades y Ciencias Sociales, aparte de algunas sub-financiadas organizaciones gubernamentales (no me jodan con ONGs).  Si Cipriani llega a tomar control sobre la Católica ese factor fundamental sería la más grande, sino única pérdida por la cuál debería estar preocupado cualquier peruano. Fuera de eso, si el cambio de poder sobre mi universidad sólo significa que boten a los hippies, prohiban las minifaldas, la universidad esté llena de curas y monjas controlando nuestro comportamiento y tengamos que rezar un padre nuestro cada día por la salud de Fujimori, entonces creo que como las huevas. De todos modos mi mayor fetiche siempre fueron las monjitas.

¿Cuáles Derechos Humanos?