Además de haber sido hoy el cambio de mando presidencial que podría bien significar una transformación significativa para el Perú en términos económicos, políticos, sociales e históricos, también sucede que casualmente es el día de la Independencia. Lamentando no haber hecho nada ‘peruano’ hoy (en vez de lamentar la muerte de Teresa Izquierdo, estuve googleando para enterarme de quién es) aprovecharé para relatar mi hecho histórico favorito del que suelo hablar cuando estoy tomando con gente y entramos en temas de política y alguien inevitablemente menciona la gran cita:

“¿En qué momento se jodió el Perú?” – Chapana

 Durante la escena clásica conversando en la Catedral con la tía Julia y el escribidor.

El Perú se jodió el momento en el que perdimos la guerra de la Independencia.

Say whaaaaaaat?

Ajá. El Perú perdió su guerra de Independencia. O algo así…

 “La Independencia en el Perú: las palabras y los hechos”, de Heraclio Bonilla, es uno de los libros que fundaron el movimiento de la Nueva Historia durante la década de los 70s, caracterizada por el impulso por parte del gobierno nacionalista por la investigación histórica con fin de incrementar la mitifiación de el patriotismo. Heraclio Bonilla y compañía se ocuparon de ser todo punk rock al respecto y en lugar de remarcar el heroísmo de la lucha por la Independencia, se dedicó a averiguar acerca de la verdadera participación del pueblo peruano durante la guerra contra España creando así el concepto de ‘la independencia concedida’.

Fact: La oligarquía no quería independizarse de España por miedo de perder su jerarquía social y económica. A lo mucho, querían reformas dentro del régimen virreinal. Obvio. La pasaban de la puta madre durante el virreinato, ¿por qué hubiesen querido cualquier cambio? ¿Ideales? Pff.

Fact: La mayor parte de ‘el pueblo’ no participó de manera significativa durante la revolución. No sentían que la revolución realmente les favoreciera y de hecho, cuando se dio a cabo, no lo hizo:

“La estructura social queda efectivamente intacta”, más aún, nos dice Basadre, la condición de las masas populares “empeoró durante la república”. Recordemos, por ejemplo, el mantenimiento de la esclavitud y el tributo indígena hasta 1854, año de su abolición; el tardío reconocimiento de la existencia legal de las comunidades indígenas en 1920; y la presencia popular en el sistema electoral en 1980, después de 159 años de lograda nuestra liberación. En suma, la independencia “no significó en manera alguno la quiebra del ordenamiento económico y social de carácter colonial que continuó vigente hasta el ocaso del siglo XIX”.

Fact: De hecho, cuando digo que “la mayor parte del pueblo no participó de manera significativa durante la revolución”, me refiero a que no participaron de manera significativa en ninguno de ambos bandos… pero aún así la mayoría de peruanos que sí participaron lo hicieron del bando REALISTA. La participación fue lograda a través de incentivos económicos, ofreciendo dinero, tierras, o en el caso de los esclavos: su libertad.

Si te pones a pensar, casi todos los héroes de la Independencia peruana eran extranjeros. San Martín era Argentino, Bolívar era… ¿venezolano, o algo? De hecho estoy tratando de pensar en héroes peruanos y no se me ocurre más que ese cartero nadador que se comió la carta y la amante de Bolivar.. que.. ahora que pienso, creo que era ecuatoriana.

Mi representación del pata de la carta, ya que como no me acuerdo su nombre no lo puedo googlear.

Fact: Después de la Independencia, no éramos nada independientes:

“En el aspecto económico, pasamos del dominio colonial español a la supremacía comercial inglesa; subordinados exclusivamente a la nueva potencia del mundo. Socialmente siguió existiendo una sociedad heterogénea con un gran abismo social.”

Entonces ahora no puedo evitar pensar en cómo se sentiría un pueblo entero con un cambio político, social y económico de proporciones masivas que básicamente se le fue impuesto. Por el resto de la historia seguiríamos tratando de convencernos a nosotros mismos de que fue una elección propia. Oops, espera, creo que no es tan difícil imaginar:

Su polo dice “El fin del mundo”

Es imposible pensar en qué quiere realmente el pueblo peruano. Toledo tuvo uno de los mejores gobiernos de los últimas décadas (no tan difícil considerando los presidentes que le presidieron) en el que la economía mejoró tremendamente y años después igual fue recordado gratamente, al menos por la gente que votó por él durante estas elecciones. Sin embargo, su aprobación popular llegó a niveles tan bajos como 6%. Había más gente apoyándolo en estas elecciones que gente apoyándolo mientras gobernaba. ¿Qué dice eso de nosotros como país?

Creo que el más grande problema en el Perú es el hecho de que no aceptamos nuestra historia real y que de ese modo nos hemos visto repitiendo los mismos errores desde hace cientos de años. De hecho hay miles de referencias de cómo el pueblo peruano sigue teniendo una mentalidad colonialista y básicamente nunca nos acomodamos a funcionar por nosotros mismos. Por eso en vez de impulsar cambios significativos en nuestra organización como nación, insistimos en la dependencia de empresas privadas y gobiernos internacionales para sostener nuestra economía. Somos como un ‘adolescente’ de 25 años que sigue viviendo en la jato de sus viejos hasta que se case y su esposa ‘lo cuide’. En verdad, probablemente la mayoría de nosotros somos eso tanto metafórica como literalmente. Es ridículo, en Perú hemos cambiado tan poco desde la época colonial que incluso hasta queríamos elegir como gobernante a un virrey.

Qué buen photoshop.

Oyendo por RPP el discurso de Humala, acaba de decir que ‘La patria es una historia común’ o algo así. Pienso en la relevancia de eso con este artículo. Obviamente la patria NO es una historia común. No sólo las personas en el Perú no queremos las mismas cosas, sino que ni siquiera tenemos la misma versión de nuestra historia. ¿Qué nos une? ¿Cómo arreglamos esto?

Humala:

‘Nuestro país se encuentra abandonado y herido.’

‘Sufre de un Estado que le ha dado la espalda al interior del país incapaz de protegerlos del daño y la criminalidad.’

Quiero creer tanto en este broder. Me voy a poner todo ‘soñador’ ahorita: así como la Independencia se nos fue concedida, la elección de Humala salió medio a la champa y de hecho hay taaanta gente tan disgustada. Quiero creer que este gobierno va a ser la cura de el círculo vicioso de un Perú irresponsable. Quiero creer que esto no va a terminar super mal.

Feliz Día de la Independencia

Also: estoy borracho.