En torno a los resultados electorales, apareció el típico mapa coloreado considerando los diferentes partidos políticos que ganaron en todo el Perú, algo similar a esto (rojo = Humala, anaranjado = Keiko, verde = Toledo, rosado = PPK):

¡Mamá, nos cagamos! ¡Todo el Perú es rojo!

Diferencias leves entre los resultados finales y la data recopilada (este mapa lo elaboré cuando los resultados estaban al 95% aproximadamente y la diferencia entre Keiko y Humala en Pasco era mínima, solo que ahora al final gana Keiko en ese departamento), la figura es esencialmente la misma. El país está marcadamente a favor de Humala y se sienten necesidades insatisfechas, el centro/sur/oriente del país es rojo, bla bla bla nos vamos a morir bla bla bla Velasco, Chávez, muerte y ya no voy a poder comprarme un iPad por Internet porque no voy a tener dólares ni voy a poder importar ni voy a tener propiedad privada. Claro, porque en Venezuela y Bolivia la élite con Facebook no tiene nada importado. Nada de nada. Todo es hecho en su país.

En fin… frente a esto, creo que es válido apuntar sobre un asunto muy simple y directo: el centralismo y su impacto sobre la distribución poblacional. Vamos, todo el que ha visto la foto de la tierra de noche notará que los puntitos de luz están concentrados en Lima y principalmente la costa. Vean aquí (no encontré una mejor foto). Tomando los resultados de la ONPE al 95% y pico, el electorado se concentra así:

Espera, ¿qué? ¿Por qué casi todo el país no está coloreado? Porque, en promedio, cada departamento aporta menos del 3% al total del electorado del Perú, mientras Lima Metropolitana concentra el 34% (a ver muchachos, ¡cuánto es 66% dividido por 25? 2.64% !!!)… así que apliqué un factor corrector y acá tenemos el mapa con la densidad de electores relativa a Lima (esto es, todos comparados contra Lima para ver su tamaño relativo):

¡Ahora ya está un poco mejor! Aún así, lo que le sigue en cantidad de población a Lima serían La Libertad y Piura, y aún así no llegan a ser ni la quinta parte del monstruo centralizado que es Lima. ¿A qué se quiere llegar con este mensaje? Es un llamado a la calma y a evitar sensacionalismos sobre la presencia de los cucos del Humalismo y Fujimorismo en todo el país. Sí, es cierto que el estado no ha llegado a las zonas más alejadas y que entre todos los departamentos considerados como selva (San Martin, Amazonas, Loreto, Ucayali y Madre de Dios) concentran una fuerza política tan poderosa como Santiago de Surco. Esto es lo “maravilloso” del voto universal y no el voto por departamentos como sí lo tiene Estados Unidos (donde a muchos aún nos causa extrañeza cómo funcionan las cosas, pero hay una idea general). No porque Humala gane en prácticamente todo el Perú significa que toda la población está de su lado. Sí, es cierto que casi el 32% del Perú lo apoya y eso no es para menos, pero es un 32% que se encuentra disperso y que no constituye necesariamente un bloque coherente.

Justamente, por estar en departamentos de baja densidad poblacional y poca o nula presencia del Estado es que surgen estas necesidades y descontento con el modelo actual, motivo suficiente para confiar en el primero que venga a hablarles sobre cambiar la realidad en la que viven actualmente y no “continuar con lo actual y hacer pequeñas correcciones” como lo sostuvieron los otros cuatro de los cinco candidatos con mayor votación. ¿Estamos claros con esto?

Pero sí, al 95% de ONPE, resulta que entre todo el bloque sur (10 departamentos: Ica, Arequipa, Moquegua, Tacna, Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, Cusco, Puno y Madre de Dios) recién se superaba modestamente a todo el poder PPKausa de Lima… 10 departamentos con cerca de 1.6 millones de votos por Humala contra cerca de 1.4 millones de votos por PPK en Lima Metropolitana solamente. El Perú no es Lima, pero Lima compite con fuerza contra todo el bloque del sur.

Contribución de cada departamento al total de Humala

Es más, ¿saben dónde está la “sorpresa”? Que Lima Metropolitana concentra más del 20% del total del voto por Humala, siendo la zona que más aporta al total obtenido por su partido. Insertar comentario de los PPKausas: “¡esos serranos de mierda invadiendo Lima pues! ¡para eso viven en un arenal y en los cerros!” o la clásica “mi abuelita me dijo que Arequipa se malogró porque está llena de Puneños”… y sí pues, Puno (8.1%), Arequipa (7.7%) y Cusco (7.3%) se suman a Lima para conformar el “bloque” que más aporta al total obtenido por Humala. Sin embargo, el aporte al total de lugares como Huancavelica, Apurímac, Moquegua y Madre de Dios es ínfimo. ¿Saben por qué? ¡Porque prácticamente nadie vive ahí! Entonces, ¿cuál es la lógica del estado? “Si nadie vive ahí, para qué voy a invertir tanto en esos territorios”… lo que termina siendo un círculo vicioso bien pendejo, si me preguntan. No tengo ni que elaborar al respecto, ¿verdad? Digan que no… 🙁

En fin… si de algo podemos estar seguros es que el centralismo es algo que ha cagado al país desde que empezó toda la cuestión. Viene a la mente “¿en qué momento se jodió el Perú?” y yo tengo una respuesta: cuando decidieron que Lima sea la capital en lugar de Concepción en Junín. ¿Concepción? ¿Dónde chucha queda eso? En algún punto entre Huancayo y Jauja y vendría a ser el punto geopolítcamente correcto para colocar la capital del país. Quizás por cuestiones estratégicas (léase: ser roños) prefirieron situar la capital al lado del mar para poder contar con un puerto cerca y de taquito tener balnearios cerca pues, me imagino. En lugar de tender redes terrestres y ferroviarias que conecten los diferentes polos del país con una capital céntrica, prefirieron ocuparse del puerto. ¿Por qué? Vaya uno a saber.

No por nada se mudó la capital de Brasil a Brasilia (en lugar de Rio de Janeiro, aparte que es en Sao Paulo donde ocurre todo el asunto financiero/comercial) y desde ahí se logra un mejor control sobre la nación. Si se fijan de manera un poco más detenida, un error similar ocurre en Estados Unidos, donde prácticamente toda la actividad económica se concentra en los estados del Noreste… que, casualmente, son quienes tradicionalmente votan por los demócratas mientras el centro te muestra montones de estados “rojos” de republicanos, justamente donde no vive nadie en grandes extensiones de baja densidad y donde se concentran los mayores índices de desigualdad, desempleo, baja calidad educativa, etc etc.

Como sea… ya para fines didácticos, es hora de ver cómo se distribuyen los otros candidatos a lo largo del mapa. Se consideraron porcentajes relativos al departamento con mayor votación (en todos los casos Lima) y se fue aplicando escala de color. De manera que, por ejemplo, si Keiko Fujimori obtuvo el 31.1% de todos sus votos en Lima, esto va con transparencia 0% y un departamento que aportó el 2.5% sería… 2.5/31.1 = 0.08 (8%), lo que resulta en 92% de transparencia sobre el color naranja. Ahí vamos…

Keiko Fujimori se concentra también en Lima (¡sorpresa!) y luego hacia el Noroeste

 

PPK: aparte de Lima, no nos estaba mintiendo cuando dijo que en Arequipa le paraban bola. El pequeño problema ahí es que si bien obtuvo 30%, Humala lo aplastó con 50%. ¿Ya ven? Ganando en solo Lima Metropolitana y Callao (Lima-Provincias no) es suficiente para quedar tercero en la elección nacional y con una diferencia relativamente baja comparado al segundo puesto.

 

¿Toledo? Ganó en Loreto, pero no es el departamento que más le aportó. Aparte de Lima, fueron Piura, La Libertad, Ancash y Cajamarca los que aportaron a su modesto 15%

 

Ahora pasando a ese invisible que decía que le ganaba a todos en segunda vuelta. La gran mayoría de departamentos no aporta prácticamente nada a su total y su “fuerte” está en Lima y su natal Lambayeque (entre ambos concentran cerca del 55% de su votación).

 

Con esto el mapa queda finalmente de esta manera… mostrando los ganadores de cada departamento con su aporte individual al total nacional. De esta manera, PPK sale enterito en Lima Metropolitana por ser quien más aportó al total nacional. ¿Toledo ganó en Loreto? Sí, pero el aporte al total es muy tenue y por eso no es correcto decir que es un departamento radicalmente “verde”. ¿Huancavelica, Apurimac, Moquegua y Madre de Dios? No tan rojos ahora vistos desde otra perspectiva, ¿verdad?

Ah, ¿quieren la data? No jodan. Esto me tomó tiempo recopilar y los gráficos los elaboré yo. Quería hacer uno sobre los distritos de Lima pero me va a faltar tiempo y tengo otras cosas que hacer. Tal vez para más tarde… buen fin de semana.