No es secreto para nadie que el distrito de San Borja en Lima es un hito en diseño urbano por tener uno de los conceptos más inexplicables del universo. Al respecto, la gente de QueInsania hizo un video tratando el tema hace como tres años… y dentro de lo cual rescato esta joya:

Sí, San Borja Norte se cruza consigo misma y no es lo mismo que tener a Las Artes Sur cruzándose transversalmente con Las Artes Norte. Hasta donde tenía entendido, la unión de dos polos opuestos generan una recta y no dos secantes como si se tratase de un trazo Norte/Sur cruzando un Este/Oeste. Para cualquiera que cruza el distrito y no vive por ahí, es perfectamente normal perderse entre avenidas infinitas que están por todas partes como Fray Luis de León… y que si no tienes el suficiente cuidado, te puedes dar de cara con que la calle que estabas recorriendo cambió repentinamente de numeración o de nombre (o ambas).

Donde este fenómeno es particularmente molesto es en la zona conocida como Corpac, límite con San Isidro:

Decidí escoger tres segmentos arbitrarios y los llamé A, B y C para que sea más fácil de analizar. Vamos uno por uno:

  • Segmento A: calle 14, 16, 17… momento ¿dónde está la 15?
  • Segmento B: acá realmente pasa cualquier cosa. No sé por donde empezar… de pronto hay una calle 41 que es paralela a la 21 por ahí están la 34, la “3 Norte” y la 54, seguidas de la 1 que ahora se llama Ricardo Angulo, como para complicar las cosas un poquito más.
  • Segmento C: hay algo de lógica de la 24 a la 28 (¡por fin!) pero las transversales a estas son 35, 33, 29, 30 y 32 puestas prácticamente en cualquier orden (asumo que la 31 también está ahí pero no figura en Google Maps).

Para darle más sabor a la fórmula, algunas tienen nombres de flores, personas y parques y lo que chucha sea. Al menos en lugares como Pro tienes los valores, por San Isidro muchas plantas y cosas, por otra parte miles de lomas y montes o finalmente calles con número y manzanas que sí siguen un orden lógico. ¿Ahora entienden por qué uno se pierde con facilidad por acá si no frecuenta la zona?

Otro caso curioso de cruces es la calle Marchand, que se cruza con López de Ayala dos veces:

Entonces, si de pronto tengo una reunión o algo en “Lopez de Ayala con Marchand” y no conozco la zona… ¿a cuál voy? Es más, puede darse tranquilamente el escenario de “¡Oye pero sí fui! Te estuve esperando en la esquina y nada” o algo así. Aunque claro, eso aplica tal vez para alguien que quiere sacar drogas o algo y no queda en una dirección específica con calle y número o lo que sea.

Subí esa imagen a mi perfil de Facebook y varios de mis contactos hicieron algunas observaciones interesantes:

Snoopy

¿Es realmente necesario describirlo?

Snoopy oliendo el culo

Nota: esta discusión tuvo lugar entre gente profesional, casi todos egresados de buenas universidades e institutos y con edad alrededor de 25. Esto me hace suponer que la persona detrás del diseño urbano de San Borja podía ser un recién egresado en drogas o simplemente muy aburrido con su trabajo. Si consideramos que es un distrito relativamente joven (fundado en 1983), probablemente la persona que lo diseñó fue un hippie, estaba en hongos o fue un troll muy adelantado a su época.

Para mucha gente, San Borja queda en el culo del mundo. Para otros es cosa de todos los días por tener que cruzarlo para ir a otro lado y tratar de no perderse. Para alguien que vive ahí, debe ser francamente una mierda no tener más que un par de avenidas con transporte público. Pero si de algo estamos seguros, es que el Ovalo Quiñones y las avenidas que lo rodean forman un culo con ano y todo. Si te pones imaginativo, hasta podría tratarse de un culo suspendido por una especie de andamiaje de sadomasoquismo… 0 un artilugio como este:

…con la diferencia que estaría aplicado a otra zona del cuerpo.

Sí.