Así que ayer fue el día de la mujer y se llevó a cabo en Lima una marcha pacífica con el fin de que la representación femenina peruana se manifieste políticamente, mientras se conmemoraba el día de la mujer, celebrar los logros del movimiento feminista y generar consciencia de que aún hay mucho por hacer dentro de nuestra sociedad. Bueno, eso es lo que me dijo una feminista florazo porque cuando vi las fotos, la marcha, se vio así:


¡¡Abajo los sostenes!!

Ok, mentira. En realidad la marcha se vio así:


Tan pacifista que llevan flores, awww, kewtees.

La marcha comenzó por el Parque de la Muralla y todo iba super bien. Participantes describieron el ambiente como ‘super happy’, cosa que es super bonita considerando que, al menos desde mi punto de vista lingüístico, la misma palabra marcha tiene una connotación negativa y confrontacional. Aunque, pensándolo bien, ser confrontacional es el propósito de este tipo de movidas, así que qué bien que al menos todos nos hayamos calmado desde que se quemaban sostenes en la calle durante los 60s.


Ahora los queman mientras aún los tienen puestos

Luego pasó lo retardado inesperado. Llegando a Abancay apareció un camión de fujimoristas haciendo campaña para Keiko. La gente reaccionó con una actitud de ‘WTF?’ e irritación, especialmente ya que al parecer habían vetado a los fujimoristas de participar de su marcha pro-mujer (¿feminista es sinónimo?).

Este punto no lo tengo muy claro. ¿Realmente las feministas rechazaron la participación de fujimoristas como parte de su marcha? ¿No sería eso totalmente discriminatorio? A pesar de que Fujimori haya sido una atrocidad viva, violador de los derechos humanos, eso no significa que la gente con ideas políticas cagadas del cerebro no tenga derecho a expresarse libremente o formar parte de manifestaciones públicas. Ser fujimorista no te vuelve automáticamente anti-feminista, a pesar de que para muchos ser feminista sí signifique ser anti-fujimorista. Igual esta parte de la organización de la marcha la tengo poco clara hasta ahora y como son las 4am en Lima, no hay nadie que me pueda confirmar este punto específico aún… y bueno, ni entremos en el tema de las peleas entre las mismas organizaciones feministas de ‘yo soy más feminista que tú ‘; Tema que me al que me da miedo entrar y dejaré para otro día (más como que: NUNCA).

Igual, ese para nada es el punto, ya que los fujimoristas que aparecieron no fueron a apoyar la marcha, sino a hacer fucking propaganda presidencial para Keiko. Liiiindo.

Después de Abancay, al parecer desaparecieron y la gente de la marcha estaba más aliviada, pero cuando llegaron a la Plaza San Martín, donde había un concierto planificado con Eva Ayllón y otra gente, también habían dos buses con propaganda presidencial de Keiko esperando a la gente de la marcha.

“¡Voten por Keiko! ¡Ella es mujer, como ustedes!”

La gente empezó a pasarse de vueltas mal y mientras los fujimoristas empezaron a bailar el ritmo del chino en los techos de los buses, la gente empezó a reaccionar en contra de ellos.

Hasta entonces las cosas estaban manejables, pero mientras la necedad de los fujimoristas incrementaba, la situación dejó de ser más o menos graciosa y la gente se puso cada vez más violenta. Empezaron a volar botellas de plástico, barro, pedazos de madera, etc. A la vez, los fujimoristas se dieron cuenta que esta era un pedazo de la población que no iban a poder conquistar con su encanto y empezaron, también, a reaccionar mal. Parafraseando:

“¡A ver, pues! ¡Métanme un cochebomba, terrucos!”

“¡Todos ustedes son maricones!”

“¡USTEDES NO REPRESENTAN LA JUVENTUD DE HOY! ¡USTEDES NO SON EL PERÚ! ¡EL PERÚ NO ES VIOLENTO!”

Esa última cita un tanto específica, y realmente imprecisa. El Perú es un país super-violento y los fujimoristas deberían ser los primeros en saberlo.

Obviamente las fuerzas de autoridad no hicieron nada por resolver el caos. Los dos buses fujimoristas no sólo no tenían autorización para estar haciendo campaña en medio de la Plaza San Martín, interrumpiendo una manifestación previamente organizada, sino que los buses no tenían placa y por lo tanto no podían ser propiamente identificados para ser acusadas ante la ley. Fucking sorpresa, ¿eh?

Hasta allí llega mi versión recopilada de la historia. Lo último que sé que pasó fue que el día tuvo un final medianamente feliz, en el que todos los participantes llegaron a un máximo nivel de cohesión dentro de una misma causa cuando desmantelaron los buses de Keiko.


Tener un pedazo del bus debe ser el mejor souvenir de la vida

¿Qué chucha le pasa a la gente en el Perú? ¿Qué chucha le pasa a la gente de la campaña de Keiko? Obviamente fue toda una movida para sacar cacha y joder y, peor aún, buscar hacer quedar mal al movimiento feminista peruano. ¿Lo lograron? ¿Va a salir esta huevada en las noticias como un acto de violencia por parte de la juventud liberal o algo así? ¿Había otra manera de actuar que no fuese destruir los buses y atacar a los fujimoristas? ¿Estuvo bien que llame a esas manifestantes feministas unas ‘kewtees’, o me hizo sonar medio machista?

Feliz día de la mujer a todas las mujeres… excepto tú, Keiko.

EDIT:


Se pone bueno justo antes del minuto 5

Mientras más lo veo pienso más y más ¿qué chucha estaban pensando los fujimoristas?

Also: ¡los policías están defendiendo los buses de Keiko!