Si hay cosas que odio es cuando la gente arma demasiado escándalo por cosas que son triviales… sobre todo en the intertubes. Este misterioso lugar, también llamado “la supercarretera de la información” se ha masificado lo suficiente como para darle cabida a que cualquier idiota pueda decir cualquier cosa sin que esto signifique nada relevante ni tenga el mínimo criterio o discernimiento detrás. Es básicamente el vomitadero mental de mucha gente, pero probablemente ni siquiera lo saben.

Hola

En una época donde el acceso a los datos y contenidos (no información, porque para ser tal requiere haber sido procesada o bien sintetizada de cierto modo) fluyen con suma facilidad, encontramos que todo es efímero. Nada dura. Nada es relevante por más de un par de días… y justamente por esto es que todo pareciera ser novedoso e interesante: porque el tiempo de atención que tenemos es muy limitado y por lo general te vas a terminar olvidando de cosas tan básicas como que en Lima siempre olió a mar, llovió en verano, salía el sol inexplicablemente y aparecían halos solares, solo que para el conjunto de gente que pulula en las redes sociales todo causa sorpresa. Es como si fueran unos bebés que ven colores por primera vez en su vida y comentan todo una y otra vez con gente igual de emocionada al respecto… porque “OH DIOS MIO ESTO ES NUEVO Y DEBO COMPARTIRLO PREOJGPWEIOJTPET”.

No me voy a poner a defender a nadie ni tocar un tema tan gastado, pero es sumamente estúpido que a alguien le importe tres carajos lo que haga con su vida un pata con pelo de arbusto y que, casualmente, resulta tener una fama mediana por tocar en un grupo pop/rock y por ello aparece en comerciales en la TV y todo eso. Partamos de una premisa básica: en Internet nada dura, pero se queda almacenado “para siempre”… o hasta que decidas borrarlo o borrar tu cuenta. De ahí que tengas “fotos sugeridas” donde sales arrochando con tus patas en una noche que recuerdas muy poco:

Sí… los photo memories de Facebook son una desgracia.

Entonces, un tipo dice una estupidez y esto rebota por todos lados. De pronto, es “todo el Twitter” contra él. (Nota: en Perú debe haber apenas algo de 100mil usuarios, de los cuales el 70% sigue a Bruno Pinasco… LOLZ). Esto repercute en medios ULTRA SERIOS como la web de El Comercio, entre spoilers de Al Fondo Hay Sitio, el Top 10 peleas de la TV Peruana, titulares escandalosos sobre problemas inexistentes y cómo preparar un delicioso y nutritivo huevo frito. Si llegaste a la web de El Comercio eres Dios, de algún modo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No, mentira. Ni cagando.

Siguiendo la progresión usual, una vez que rebota en El Comercio, regresa a Twitter y empieza a calar en Facebook donde hay algo más de usuarios. Es ahí donde empiezan los grupos de odio estilo “iO tB oDiO aL iMbZL d AdAmMo x AtRoPeIaR aL pErRiTo xDxDxD :””( MUERE BASURA” con los peores esfuerzos de edición de foto jamás vistos en la vida:

Empiezan las amenazas, los deseos de muerte, plantear reformas legales para condenar justo al que acaba de cargarla (Noticias: ¡las leyes prácticamente nunca tienen retroactividad! Así que puedes promulgar algo en unos meses y el que ya la cagó está libre y feliz), juntar firmas, indignarse, compartir links y hacerse hígado por aproximadamente dos días y medio. ¿Te suena esto a cuento conocido? Listaré algunos, incluyendo unos cuantos que no son basados en odio pero son igual de efímeros y estúpidos:

  • El árbitro que le “robó” la Copa Libertadores a Alianza el 2010
  • El piloto de Taca
  • La tía “sí, lo está”
  • Romina
  • Los gatitos del Parque Kennedy
  • Los bulleros del malecón que se hacen llamar hippies
  • Traer a U2 a Lima
  • No a Susana Villarán
  • No a Masías (me cagué de risa cuando salió ganador a boca de urna, en serio… pero la historia fue otra)
  • En contra de usar perros vivos como carnada para cazar tiburones (en verdad terminaba publicitando un libro para entrenar a tu perro)

Así como esos hay miles de Fan Pages o Grupos o como quieran llamarlos… ¿alguno logró algo? NO. Si por ahí ligó lo de Masías es porque fue un inepto y la gente hizo uso de su derecho a voto en las elecciones y votó por otro. ¡OH SORPRESA! ¡DEMOCRACIA! No fueron las poco menos de 5mil personas inscritas en ese grupo las que hicieron algo al respecto (varios de ellos ni siquiera votaban en Miraflores, que tiene como 100mil habitantes). Entiéndanlo de una vez: nada de lo que hagan en redes sociales en Perú va a tener un impacto porque casi nadie tiene acceso a Internet en sus casas y la mayoría solo entra para divertirse, ver porno, ver YouTube, bajar música, gilear o lo que chucha sea menos pensar en cosas serias o tomar acción en contra de algo que esté mal. Que 120mil personas en Facebook digan “no a Keiko” no va a hacer nada… sino miren cómo todos se cagan de miedo ahora que sube en las encuestas. Es el mejor reflejo de que lo que tanto pitean no sirve de nada. Ni para concientizar a nadie. El que ya quiere votar por ella lo hará por convicción y no vas a cambiar su punto de vista.

Que un perro se haya chocado contra un arbusto con parachoques y que 5mil personas amenacen de muerte al arbusto tampoco hará nada… nadie va a salir a matarlo en verdad. Esto simplemente va a pasar de largo y nadie se va a acordar. Que le agarren los huevos un par de veces más a PPK y listo. Que salga el sol y haga calor ahora que “se fue el verano” y “empezó el otoño” (en una ciudad donde NUNCA se han marcado claramente las estaciones) y vas a tener a todos como borregos hablando felices de lo maravilloso que es esto novedoso con lo que se toparon. Porque eso es Internet y el usuario promedio de “redes sociales” en el Perú aún no lo entiende. Creen que porque tienen un espacio en la red, a alguien le va a importar un carajo lo que digan de lo que sea. Como ellos:

¿Notan algo en común entre ellos? Todos son unos don-nadies que tienen una página web y dice “Welcome to my Website”, como solía ser en 1998 cuando todo era nuevo y emocionante. Cuando creías que por estar en Internet a alguien le importaría lo que tenías que ofrecer al mundo. Eso mismo pasa hoy… estamos plagados de gente que cree que sus críticas serán duraderas y relevantes en una realidad donde el medio no ha calado en la mayoría… y donde la minoría que lo utiliza, simplemente no tiene mucho interés por el contenido relevante… y donde los pocos que sí tienen interés por el contenido son demasiado flojos como para realmente hacer algo. Tipo rezar. Mandas tus buenas vibras, oraciones y tus mejores deseos para que algo cambie y así ya cumpliste, pero en verdad no hiciste un carajo.

Así que mi estimado arbusto que toca guitarra y popular Slash de Caminos del Inca… nadie te matará. No tienes que disculparte. Aunque tal vez en Perú sí porque todo es serio y burlarte de alguien puede ser visto como difamación, daño al honor y delito contra la propia imagen o alguna de esas estupideces propia de un modelo legal estancado en la prehistoria.