Fotos por Ricardo Rieckhof

Hace unos meses anunciaron que en Lima habría un ‘Zombie Walk’ y la gente “friki” se debe haber puesto así:


“Yeeeeiiiii!”

Según Wikipedia: Un zombie walk es un evento en el que muchas personas se visten de zombies para poder caminar por espacios públicos de manera hasta-cierto-punto organizada.

Un zombiewalk podría ser considerado como un ‘flashmob‘ y por eso cuando yo oí del Zombie Walk Lima pensé “Oh, esto va a fallar.” Han habido varios intentos de flashmobs y TODOS han fallado. Recordando un par: la pelea de almohadas masiva (copiada de argentina?) y algo sobre paraguas en el campo de marte. Ni siquiera es que la gente no se haya enterado, o algo, sino que en los eventos asistía más gente como corresponsal que como participantes. Por ejemplo, en la pelea de almohadas masiva habían más personas con cámaras que con almohadas en la mano. “Fail“.

Sin embargo, este para nada fue el caso con el Zombie Walk. Primero llegué a un lugar cerca al Parque del Amor/Amistad (via “He’s just not into you”) y cuando vi a cero personas vestidas de zombie pensé “Típico”. Resultó que simplemente me había confundido de dirección y que el parque donde la gente se iba a reunir quedaba bien lejos de donde estaba. Felizmente una pareja con camioneta también estaba extraviada en la misma búsqueda que yo y aceptaron jalarme hasta el parque (gracias, pareja con camioneta).

Me dejaron en el parque y WOAH… un HUEVO de gente.

Graficados arriba: Un huevo de gente.

La cifra aproximada de personas que atendieron y participaron es de 2,000 zombies. Fue la mejor sorpresa del mundo encontrarme con una ‘horda‘ de zombies maquillados y que ya empezaban a interactuar entre si, jugando/matándose.


Graficado arriba: personas interactuando socialmente.

Y nada. Llegué solo porque la mayoría de mis amigos pensó que era demasiado posero ir a hacer un escándalo masivo, y en verdad yo había tenido el mismo debate antes de ir. Supongo que hay algún tipo de tensión dislumbrante (no sé qué significa ‘dislumbrante’) sobre tratar de no llamar la atención en público en Lima y no voy a debatir qué tan cagón/digno puede ser eso, pero lo que sí: fácil ese tipo de inhibición social (sí sé qué significa inhibición) ha llevado a que este tipo de actividades nunca se puedan realizar en nuestras calles. Nadie quiere armar un escándalo en una ciudad que fácil necesita más de estos eventos como para: a) divertirse un poco/liberar tensión? b) crear algún tipo de suceso que rompa cotidianidad a la que estamos acostumbrados. Tenías que ver la cara de la gente que veía la marcha cruzar por la Av.Arequipa y Larco, sin entender qué pasaba o qué chucha se supone que es un zombie. Habían niños llorando, cobradores gritando, heladeros siendo atacados por cientos de personas con maquillaje de sangre en la cara, etc.


“Somos zombies. Rawr.”

Sentí que no fueron sólo los participantes del Zombie Walk que la pasaron pajita, sino todos los que estuvieron alrededor de el evento. Desde turistas WTFuckeados hasta la gente que salía de los restaurantes para chinear qué pasaba.

Otra cosa pajita que me sorprendió fue la buena organización. Desde el parque donde se inició, habían varias personas del Staff con identificación apropiada que iban pidiéndole a la gente que se inscriba como participantes y además varios lugares donde todos los que atendían podían ser maquillados. Aparte de eso, durante la marcha había al menos un zombie con megáfono que iba dando órdenes para que la gente no sea atropellada al cruzar las pistas, además de zombie-staff con cartelitos de cerebros que decían “Pare” o “Siga”.


Porque a los muertos-vivientes igual les caen multas peatonales.

Y así, a pesar de que hubieron un culo de personas tomando fotos o filmando, habían mucho más personas disfrazadas dedicándose exclusivamente a la marcha zombie (quizá les daba lata manchar con sangre falsa sus cámaras). Mi única verdadera crítica al evento, en general, es que durante la marcha la mayoría de gente caminaba en procesión como personas normales.


Por ejemplo esta turba parece más como un grupo de alianzistas saliendo del estadio monumental que zombies rabiosos.

Porcentualmente hablando, muy pocos estaban en personaje, lanzando gemidos viscerales (suena sexy) o atacando a transeúntes. Al menos durante la mayor parte de la marcha, porque cuando los zombies llegaron a Larcomar, quizá fue la cantidad de gente que había o el hecho de que ya estaba oscureciéndose el cielo, pero de pronto la gente empezó a volverse más loca.


Un amigo que estudia derecho una vez me dijo que técnicamente no puedes violar a un cadáver ya que la violación es en contra de la voluntad y los cadáveres no tienen voluntad. Ahí está mi amigo, arriba, agarrando de la cabeza a una muerta-viviente. Qué conveniente.

En algún momento por alguna razón vi pasar un carro antiguo con tres Papa Noeles. La gente se fue a la mierda gritando y corriendo a atacarlos.


Climax del randomness.

Me doy cuenta que estoy perdiendo por completo la narrativa de este artículo así que voy a poner el resto de fotos que había seleccionado con pequeñas leyendas y lo voy a dejar allí. Aprovecharé para hacer mi conclusión de una vez:

El Zombie Walk estuvo pajita y ojalá el próximo año vuelvan a hacer porque de hecho participaría más gente y fácil los ‘veteranos’ hasta se desinhiben más. Ojalá, también, el Zombie Walk sirva para motivar a otras personas a organizar este tipo de eventos y ver que son viables. Pajita que la gente se esté esforzando en hacer actividades sin fines de lucro con el simple hecho de alegrar un poco a la gente y hacer un llamado a la participación en espacios públicos. Las calles son nuestras, total. De hecho pasa como un ‘evento cultural’. Cool. Todo bien. Debe parecer un cherry este artículo, “qué bestia para mamársela al zombie-walk” jaja. Ya.

Misceláneo:


Niños zombie.


Hipster zombie.


Lady Gaga zombie.


Este parece más el tipo de ‘Evil Dead’ que un zombie.


Mario Zombie.


¿Granjero zombie?


Emo/Gótico zombie.


“Guárdame comida en el micro-ondas, mamá.”


Kewt-e zombie 😉


Lolita zombies.


Familia anti-zombies.


¿Dentista zombie? Jaja.


Probablemente fan de ‘Lacrimosa’ zombie.


Definitivamente fans de Iron Maiden zombies.


Broder que seguro da miedo hasta sin maquillaje zombie.


Creación de lazos padre-hijo/hermano-hermano zombies.


Organizadora zombie. Kabuki Pistolas fue la responsable de darle vida a la marcha de los muertos vivientes.

(buen juego de palabras)


Y por último los ganadores del concurso al mejor disfraz; Alonso y Diego, quienes recién se conocieron al encontrarse en el parque con los disfraces ya puestos y se dieron cuenta que habían sido creados el uno para el otro.

Todas las fotos fueron tomadas por Ricardo Rieckhof, quién me salvó la vida jodida ya que sólo pude tomar como que 2 fotos con mi cámara antes de que se me acabase la batería.